miércoles, 10 de febrero de 2010

NUEVO

..............

-Hola chicas-salude a mis dos amigas en el corredor durante el pequeño receso entre la primera y la segunda hora de clases de la mañana.
-¡Gabriela!-gritaron ambas al unísono, tan fuerte que los chicos que estaban cerca de nosotras voltearon a ver quienes armaban el alboroto.
-¡Gabriela! ¿Por qué no me contestaste el celular? me duelen las yemas de los dedos de mandarte mensajes, te he llamado un millón de veces y no te has dignado a contestarme. ¡¿Qué paso?!-exigió Lucia, exagerando el asunto. No era para tanto mi desaparición, apenas había sido un día, y una noche contando la del sábado en R&K.
-No seas tan histérica Lucia, Gabi nos tiene una explicación muy, muy, muy detallada de todo lo que ha pasado. ¿Verdad amiga?-dijo Natalia en tono contenido, yo la conocía muy bien como para diferenciar entre sus momento de calma y sus momentos “de calma”. Su curiosidad era tan grande como la de Lucia, solo que no quería mostrarse demasiado desesperada, principalmente por que ella sabia que si se empezaba a comportar al menos un poquito como Lucia, luego ella la fastidiaría con el asunto.
-Pues, miren, pasa que…mmm...tome una gran bocanada de aire y comencé a contarles-: Yo fui a al concurso de U&R sin que mis papas se dieran cuenta, en pocas palabras me escape, entonces yo contaba con que ellos no se enteraran y…
-¡¿Te…te escapaste?!-pregunto Lucia, de nuevo algo histérica-. ¡Tu, Santa Gabriela!
-Bueno, yo…-comencé a decir un poco apenada. Mis amigas me conocían como la más seria y acomedida a lo que mis papas decían, así que esto las sorprendió…mucho.
-¡Cállate Lucia, déjala continuar! ¿Vale? Si se escapo o no, no es asunto nuestro-comento Nat, y me pico disimuladamente un ojo. Sabía que después ella me hablaría más sobre el tema “escape”, pero Natalia también sabia que yo prefería sus preguntas, a las barbaridades que preguntaría Luzz, así que, como siempre, me saco del lío con Lucia.
-Vale. Continua Gab-un cosquilleo me recorrió la espalda cuando me llamo Gab. Así me había dicho Sara desde que nos conocimos, y yo no tenía precisamente la intención de acordarme de ella con frecuencia, por lo que más le valía a Lucia borrarse de la cabeza el horrible: Gab.
-No me digas Gab, ¿si?-le dije a Lucí, quien asintió obedientemente. Luego continúe relatándoles mi aparatoso fin de semana-. Yo esperaba que mis padres no se dieran cuenta de mi ausencia, por que estaban de visita donde mi tía. Pero por desgracia, a ellos se les ocurrió hacerse los buenos y puntuales padres, y llegar antes de tiempo a la casa. Papa me llamo furioso, justo cuando Jhon subió al escenario, así que me vi obligada a irme lo más rápido posible, sin despedirme de ustedes, ni de Jhon. Y, pues, Lucí no te he contestado por que me castigaron quitándome las salidas, las visitas, el Internet, el teléfono de la casa y, obviamente el celular. Prácticamente soy algo así como “la prisionera hogareña”-Claro, gran apodo amiga-dijo Nat de modo juguetón.
-Ah, el domingo también me pasaron…cosas. Cosas muy interesantes. Bueno, sucedió que en la maña…
¡Rinn!, ¡Rinn! Chillo el timbre.
-Les cuento en el receso largo-les dije y me di la vuelta sin siquiera esperar a que me contestaran algo. No quería llegar tarde a clases.
La profesora Karina apenas estaba acomodando sus cosas en el escritorio cuando entre al salon sofocada por la carrera. Al entrar me di cuenta de que junto a la profesora había un chico; ojos negros, cabello castaño liso ni tan largo ni tan corto, alto, delgado y con un tono de piel muy interesante, era un color similar a esos bronceados que obtienes en ciertos lugares en los que te pintan con aerosol, aunque no sabia a ciencia cierta si era un color artificial o si simplemente así era el, y siendo franca no quería preguntarle. Nunca había visto al muchacho en el colegio, así que o era nuevo o no socializaba mucho.
-Buenos días estudiantes-saludo Karina. Los alumnos respondieron un simple Buenas, con desgana; la clase de matemáticas no era precisamente la que tenía más fans, por decirlo así-. Espero que hayan pasado un buen fin de semana y…-el mío fue, de hecho, interesante. Pensé. Y empecé a recordar mi fin de semana, sumergiéndome en mis pensamientos-…viene de Brest, Francia-¿Francia? ¿Qué me había perdido de la clase?-. Espero que lo reciban muy bien, sus padres son españoles y le enseñaron el idioma, por lo tanto pueden hablarle sin problemas. Ve y siéntate en el pupitre libre que hay en el fondo. Bienvenido, Daniel.
No fue hasta cuando la profesora nombro y dirigió su mirada al chico bronceado, cuando me di cuenta de que lo que me había perdido era parte de la descripción del nuevo alumno.
Daniel camino cabizbajo por el angosto espacio que había entre mi fila y la de al lado, parecía algo nervioso, aunque, claro, en su primer día de clases en un lugar muy, muy alejado de su país y con nuevos chicos, esa actitud nerviosa era de esperarse.
Después de que el chico nuevo se instalara la profesora Karina empezó a dictar su clase. El tema parecía estar algo complicado, o al menos eso deduje por las quejas y caras de mis compañeros, pero yo no tuve ninguna dificultad con los ejercicios. Me llamo mucho la atención que el chico de Francia, Daniel, no tenia cara de confundido, así como los demás en el salón, es mas, parecía que hacia los ejercicios y aun mas sorprendente, parecía que sin dificultad. Bueno, tal vez el chico era buen estudiante.
-Gabriela, por favor ven aquí-me llamo la señorita Martínez un momento después de que sonaran el timbre para la merienda. No quise ni pensar en la posibilidad de que tuviera que suplirla en otra clasecita, pero, ¿Por qué debería sustituirla, si ella no estaba esta vez enferma?
-¿Si profesora?
-Pues, como bien sabes, tu eres mi mejor alumna en noveno grado, por lo que me gustaría que te encargaras de poner al tanto a Daniel, ¿algún problema con eso?
-¡Oh!-no me había esperado que Karina me pidiera eso, pero no me molestaba ayudar al nuevo chico-. No, ningún problema. Con gusto, ¿pero como lo ayudaría?
-Prestándole tus apuntes, tu folder de hojas de información, incluso tus exámenes, para que tenga de donde guiarse-respondió ella enumerando con los dedos.
-Claro, como no.
-¡Perfecto! Daniel, ven a conocer a Gabi-llamo la profesora al nuevo, quien aun no había salido del aula-. Daniel, Gabriela. Gabriela, Daniel. Espero que se lleven bien.
-Mucho gusto-me dijo el, dedicándome una sonrisa. Su acento era algo raro, yo había escuchado hablar a los franceses en español, pero la manera en como el decía las palabras se acercaba mas a la de un italiano hablando castellano, que a la de un Frances.
-Igualmente-le dije, sonriéndole también.
-Ella es la chica que te va a ayudar con tus materias, pues supongo que a Gabi no le molestara prestarte sus apuntes en las demás clases ¿o si?-dijo la profesora, dirigiéndose a mi.
-No, no me molesta. Con mucho gusto, Daniel-dije.
-Gracias-respondió el.
-Bueno chicos me tengo que ir, a las diez tengo una reunión importantísima. Hasta luego-dijo Karina, quien recogió sus cosas del escritorio y se fue casi corriendo.
Cuando el nuevo y yo estuvimos solos, me dijo:
-Si te moleste y no me quieres prestar tus cosas, esta bien-yo me sorprendí un poco, pues no había hecho ninguna mueca o había protestado ante el hecho de prestarle mis cuadernos.
-No, o mejor dicho, si-el me miro confundido-. No me molesta ayudarte, y si quiero prestarte mis apuntes. Me gusta ayudar, en serio.
-Gracias. Eh…salgamos ya del salón, no le veo motivos al quedarnos aquí-sugirió Daniel poniéndose su mochila en el hombro.
-Aja
Salimos del salón. No sabia si el pesaba seguirme y andar conmigo en el receso, pero no le quería preguntar. Me daba pena.
-¿Puedo quedarme contigo?-me pregunto cerrando la puerta del salón-. Es decir, si puedo estar contigo ahora, es que no conozco a nadie, y tu me pareces…agradable.
-Gracias-sonreí-. Si, si quieres. A mis amigas les va a encantar conocerte, a Lucia le fascina Francia, dice que es la ciudad del amor y que la comida es deliciosa y eso que no ha ido allá, además no para de decirnos a Natalia y a mi que los chicos son guapisim…-me detuve, al ver como sonreía ante la ultima palabra de mi comentario.
-Bueno, supongo que eso es un halago, ¿No?-me pregunto, todavía con esa sonrisa dibujada en el rostro.
-Pues…-comencé a decir, pero que alguien me llamaba por mi nombre, así que me detuve y mire hacia el corredor.
Era Jhon.
-Hola Gabi, yo…-el me saludo muy alegre, pero cuado vio a mi acompañante su sonrisa se achico notoriamente-. ¿Quién es ese de ahí, Gabriela?

..............

///SUBO ENTRADA DE RAPIDIN! ANDO SIN TIEMPO, ES QUE YA ENTRE AL COLEGIO, ENTONCES SE ME COMPLICA TODO, ADEMAS NO TENIA INTERNET.

ESPERO QUE LES GUSTE EL CAP.

L@S QUIERO!!!!!!!

BYE! :)

8 comentarios:

Vaal<3 dijo...

JHOON ESTAA CELOSOOO!!(8)*-*
diooss se vee tan leeendo celosoo!(LL)
aww ii daniel es tan aww*-* que leendoo*-*
dioos yaa quieoo verr e proxx cap!!
publica prontoo

((J@cK¡E)) :D dijo...

me encanto q pongas a prueba
a jhon el lindo
y esta celosillo
y daniel uf creo q no hay palabras
para decir lo bello q es
publica pront porfa ^-^

Anónimo dijo...

amoo tu blog
sige asi
jhon esta k se muere de los celos
ahhh
quiero saber que va a
pasar

Liiz... dijo...

menkanto el kapitulo
jajaja
si!!!!1
jhon se puso celoso
jajaja
se me okurrio ke el i daniel se kaigan mal
i ke daniel se entere de ke a jhon le gusta gabi
entonces para molestarlo sta siempre kn ella
pero ella i daniel son buenos amigos
jajaja
bueno.. no se
se me okurrio
jaja
by ebye

Maria Bel dijo...

Me gusta mucho ^^

mar dijo...

se ha puesto celoso???
jaja que mono :)
me encanta John de verdad
sube pronto
mar

Remember- dijo...

Olaa Olaaa
pasaatee mi hiistooriaa
ya termiinoo
esta es mi ultimaa entradaa

Geraldine dijo...

me voiii amorir!!!
omg
me encanto el cap
Wiii hahaha
John esta celoso
jajaja
q hermxoxo
lo amo♥!!!
omg ahora q pasara con daniell
pliss renueva protno
bye xoxo